Sistema nervioso Autónomo (Neurovegetativo)

El sistema nervioso autónomo es el sistema motor que regula, ajusta y coordina funciones y actividades de los órganos (vísceras) del cuerpo. Incluye el control de todos los músculos lisos (involuntarios), el corazón y las glándulas. Aquí radica su importancia en la mantención de la homeostasis junto con el Sistema Endocrino.

Anuncios

Como características generales del sistema se debe destacar que la mayor parte de los efectores están inervados por las dos ramas del sistema neurovegetativo, y la influencia de cada división es antagónica respecto de la otra. Cada inervación requiere una cadena de dos neuronas entre el núcleo de origen central y el órgano inervado. La sinapsis intermedia se establece en un ganglio que está fuera del sistema nervioso central. La conexión del sistema nervioso central con el ganglio se hace por una fibra pre ganglionar, mientras la conexión entre el ganglio y la estructura inervada se hace por una fibra post ganglionar.

Se analizarán las dos subdivisiones del Sistema Nervioso Vegetativo: la división Simpática y Parasimpática.

La regulación homeostática del cuerpo depende, principalmente, de la cooperación del simpático y parasimpático del sistema autónomo y de la actividad del sistema endocrino. En la Tabla 2 que se presenta a continuación se compara la acción simpática y parasimpática sobre distintos efectores.

División SimpáticaDivisión Parasimpático
CaracterísticasLas neuronas preganglionares tienen sus somas en la médula espinal, en las astas laterales de la sustancia gris a nivel toráxico y lumbar,son cortas y los ganglios donde hacen sinapsis con las post ganglionares corren paralelo a ambos lados de la columna vertebral, por ello se denominan ganglios paravertebrales.Las neuronas preganglionares tienen sus somas en el encéfalo y en la región sacra de la médula espinal. También necesita dos neuronas para alcanzar el efector, aquí el ganglio está muy próximo o incorporado en la estructura inervada, por ello la preganglionar es muy larga y la postganglionar es muy corta.
NeurotransmisorLa neurona preganglionar y postganglionar sinaptan a través del neurotransmisor acetilcolina y entre la postganglionar y el efector actúa la noradrenalina, por ello es adrenérgica.
Tabla 2. Comparación del sistema simpático y parasimpático.

Sobre esto último hay excepciones:

Las neuronas postganglionares que inervan glándulas sudoríparas y vasos sanguíneos de los músculos esqueléticos son colinérgicas (liberan acetilcolina). En el caso de la médula adrenal, está inervada por la división simpática, pero sólo por la neurona preganglionar, por lo tanto la médula adrenal es estimulada por acetilcolinaEntre pre y postganglionar actúa el neurotransmisor acetilcolina, lo mismo que entre postganglionar y efector, denominándose por esto colinérgicas.Efectos generalesPrepara el cuerpo para la acción. La respuesta que se produce puede generalizarse como de lucha o de huída. Por ejemplo aumenta la frecuencia cardiaca y respiratoria, se contraen los vasos sanguíneos de la piel; lo que incrementa el retorno de la sangre al corazón, elevando la presión sanguínea, y permitiendo que más sangre sea bombeada a los músculos, corazón y cerebro. También se dilatan las pupilas se erizan los pelos (piel de gallina). El movimiento rítmico del intestino se detiene y los esfínteres se relajan (en casos extremos provocan defecación y micción).Por su parte la médula suprarenal permite la liberación de grandes cantidades de glucosa al torrente sanguíneo, que servirá de fuente suplementaria de energía para los músculos.Regula primariamente las actividades restauradoras del cuerpo, por ejemplo, después de una comida copiosa o después del orgasmo. La estimulación parasimpática disminuye la frecuencia cardiaca, incrementa los movimientos del músculo liso de la pared intestinal y estimula la secreción de las glándulas salivales, entre otras.

Sistema nervioso Autónomo
Figura 16. Organización del sistema nervioso autónomo. El sistema nervioso autónomo está dividido en las divisiones simpática y parasimpática, que funcionan de manera opuesta en sus efectos sobre la mayoría de los órganos (una produce un aumento y la otra una disminución de la actividad).