Sistema ABO

El sistema ABO constituye una clasificación sanguínea de gran importancia en los seres humanos. Este sistema se basa en la presencia o ausencia de moléculas llamadas antígenos en la superficie de los glóbulos rojos y en la de anticuerpos en el plasma sanguíneo.

Anuncios

A partir de los antígenos que poseen los glóbulos rojos en su superficie se reconocen cuatro grupos sanguíneos: A, B, AB y O.

Las personas con sangre del grupo A tienen glóbulos rojos que en su superficie expresan antígenos de tipo A y en el suero de su sangre poseen anticuerpos contra los antígenos de tipo B (anticuerpos anti B). Los individuos con sangre del grupo B tienen la combinación contraria, antígenos de tipo B y anticuerpos anti A. Las personas del grupo O carecen de antígenos en la superficie de sus glóbulos rojos (de ahí que se denomine grupo “O” y no “cero” , pues procede de la palabra alemana ohne que significa sin) pero poseen anticuerpos contra ambos tipos de antígenos (anticuerpos antiA y anticuerpos anti B), mientras que quienes pertenecen al grupo AB expresan ambos antígenos en la superficie de los glóbulos rojos y no tienen ninguno de los dos anticuerpos en el plasma.

El conocimiento sobre las combinaciones de antígenos y anticuerpos en cada grupo sanguíneo ha permitido la realización de transfusiones de sangre compatibles, es decir, evitando que los anticuerpos del receptor reaccionen frente a los antígenos del donante, lo que provoca la aglutinación de los glóbulos rojos y la obstrucción de la circulación.

El grupo O, también denominado dador universal, puede ser transfundido a personas que posean cualquier grupo ABO debido a que sus glóbulos rojos no poseen antfgeno A ni antígeno B. Sin embargo, quienes pertenecen al grupo O solamente pueden recibir sangre de personas del mismo grupo debido a que poseen antígenos anti A y anti B.

Por otro lado, las personas del grupo AB o receptor universal, pueden recibir sangre de todos los grupos ABO puesto que su plasma sangulneo no contiene anticuerpos antiA ni anticuerpos anti B, aunque solamente pueden donar sangre a personas del mismo grupo debido a que poseen los dos tipos de antígenos (A y B).

No se conoce con exactitud por qué las personas nacen con estos anticuerpos anti A y anti B sin que antes se hayan expuesto a los antígenos contra los cuales actúan. Una hipótesis que respondería esta pregunta es que algunos antígenos bacterianos son bastante similares a los antígenos A y B. y que los anticuerpos creados contra la bacteria son los que reaccionan con los glóbulos rojos incompatibles.