Profase

La Profase es la fase más larga y en ella suceden una serie de fenómenos tanto en el núcleo como en el citoplasma. La envoltura nuclear empieza a fragmentarse y los nucléolos van desapareciendo progresivamente (Figura 5).

Anuncios
Profase
Figura 5. Profase.

Durante la mayor parte de la vida de una célula eucarionte, el ADN se encuentra confinado en el núcleo asociado a proteínas y ARN, constituyendo cromatina. Sin embargo, cuando las células están en división, la cromatina se compacta formando estructuras discretas visibles al microscopio, los cromosomas. La compactación de la cromatina es tal que el cromosoma es aproximadamente 10.000 veces más corto que la macromolécula de ADN que contiene.

Puesto que el ADN se duplicó en el periodo S de la interfase, cada cromosoma está formado por dos cromátidas, las que se mantienen unidas por el centrómero. Cada cromátida está constituida por una fibra de cromatina idéntica a la de la otra cromátida. Cada fibra de cromatina porta una macromolécula de ADN bicatenario.

En las células animales un par de centríolos (ubicados en el centrosoma) se han duplicado en interfase (fase S y G2) y han dado lugar a dos pares de centríolos que constituirán los focos de los ásteres (distribución radial de microtúbulos). Los dos ásteres que al principio están juntos se separan a polos opuestos de la célula y los haces de microtúbulos se alargan y forman un huso mitótico o huso acromático bipolar.

Las células vegetales no tienen centríolos y el huso acromático se forma a partir del centrosoma acentriolado. Estos husos sin centríolo se llaman husos anastrales y están menos centrados en los polos. En este punto, es importante hacer notar que en las células animales, en las que se han destruido los centríolos, la mitosis se lleva a efecto normalmente.