Interfase

La interfase es de gran importancia para el adecuado desarrollo del ciclo celular. No es un momento de reposo, pues en ella tiene lugar una gran actividad metabólica, caracterizada por la síntesis de importantes tipos de macromoléculas e incluso la duplicación de organelos celulares. La interfase se puede subdividir para su estudio en tres periodos: G1, S y G2.

Anuncios
interfase
Figura 3. Interfase.

G1: este periodo sigue a la mitosis anterior y corresponde a la fase de crecimiento celular. No se aprecian los cromosomas, ya que el material genético se encuentra disperso en el interior del núcleo celular en forma de cromatina (ADN asociado a múltiples tipos de proteínas de las que sobresalen las Histonas). Los genes se transcriben de acuerdo con los requerimientos metabólicos que presenta la célula en cada momento. En el citoplasma se suceden los diferentes procesos metabólicos y los organelos celulares se multiplican, mientras la célula crece.

Es en G1, una vez que la célula ha crecido, donde deberá “decidir” si inicia un nuevo camino que la lleve a volver a dividirse o bien, se encamine hacia un estado no proliferativo (llamado estado G0). Este último estado se caracteriza por la adquisición de funciones específicas de cada tipo de tejido en el individuo pluricelular (diferenciación celular). Si la célula es estimulada para iniciar un nuevo proceso divisional, la célula inicia las síntesis de sustancias que se requerirán en la siguiente fase.

No hay síntesis de ADN, sí puede haber reparación del DNA dañado.  

S: Es el período de síntesis de ADN. En él, la doble hélice se abre en diversos puntos (horquillas de replicación) donde se inicia la síntesis del ADN (replicación del ADN).

G2: periodo que antecede a la mitosis. En este periodo el ADN ya está duplicado, es decir, la célula contiene el doble de ADN que una célula en estado G1. Además, al final de este período se inicia un lento pero sostenido empaquetamiento que conducirá, durante la mitosis, a la formación de los diferentes cromosomas.

También existe reparación del DNA dañado y comienza la síntesis de proteínas necesarias para la conformación de la cromatina que inicia lentamente su enrollamiento y compactación.