Hormonas y Receptores

La especificidad de la acción hormonal se debe a la presencia de receptores moleculares en las membranas o en el citoplasma, los que activan complejos sistemas responsables de la respuesta celular (Figura 3 y 4). Esto puede ser realizado por varios mecanismos diferentes; por ejemplo, modificando la permeabilidad de la membrana, interviniendo sobre la actividad génica del núcleo, o activando reacciones en serie de sustancias mediadoras.

Anuncios
Figura 3. Mecanismo de una hormona no esteroidal. Las hormonas (primer mensajero)(1) se fijan a un receptor fijo de membrana de la célula blanco(2), el complejo hormona-receptor activa a una proteína G(3), la cual reacciona con GTP, la que a su vez activa a una enzima fijada a la cara interna de la membrana plasmática(4). Esta enzima saca fosfatos del ATP, convirtiéndolo en AMPc (segundo mensajero) (5) el a su vez activa o inactiva a enzimas intracelulares especificas (6) y (7), las que finalmente inducirán la respuesta en la célula blanco. El efecto específico en respuesta al “segundo mensajero” depende de las propiedades de cada tipo celular. Son ejemplos de hormonas no esteroidales las peptídicas; como la insulina, las derivadas de aminoácidos; noradrenalina.

Figura 4. Mecanismo de la hormona a un lugar especifico de la molécula de DNA, provocando la transcripción de la información genética (activación génica). El RNAm resultante pasa al citoplasma, se une a un ribosoma y se inicia la síntesis de una proteína, la que por lo general actúa como enzima o proteína canal, la que producirá efectos en la célula blanco. Son ejemplos de hormonas esteroidales las sexuales; como los estrógenos y los corticoides como la aldosterona.

Las hormonas tiroideas T3 y T4, no siendo hormonas esteroidales si son liposolubles, por lo tanto, atraviesan la membrana y se forma el complejo hormonareceptor en el citoplasma, el cual migra al interior del núcleo.Hay hormonas que actúan localmente; estas son liberadas en pequeñas cantidades o son inactivadas rápidamente por enzimas degradativas o son captadas con tanta eficacia por las células locales, que la circulación nunca tiene la oportunidad de distribuirlas a las células blanco lejano. Si los receptores para la hormona están en la propia célula secretora, la hormona actúa como un mensaje autocrino y si afecta a las células cercanas que poseen los receptores la hormona actúa como paracrina.

Diferentes células pueden responder de diferente forma a una misma hormona. Esta diversidad de respuestas de los tejidos blancos es posible porque maquinarias celulares que elaboran las respuestas “leen” la señal de manera distinta. La especificidad de la acción hormonal se explica más por las características de las células blanco que por las propiedades de las hormonas.