Herencia sin dominancia

Herencia Post Mendeliana

Los estudios sobre numerosos rasgos en una amplia variedad de organismos han demostrado con claridad que un miembro de un par de alelos puede no ser por completo dominante sobre el otro. Este fenómeno se presenta en la dominancia incompleta y en la codominancia.

Anuncios

Dominancia Incompleta

En las plantas de Don Diego de la noche (Mirabilis jalapa), al cruzar una variedad roja homocigótica (RR) con una blanca homocigótica (BB), se produce una generación filial F1 de plantas heterocigóticas (RB), de flores rosadas, un fenotipo intermedio al de ambos homocigotos. Al cruzar entre sí plantas de la generación F1, las características rojo y blanco aparecen de nuevo en la progenie (F2), la cual muestra que los alelos se mantienen como unidades discretas inalteradas. En general en la dominancia incompleta el fenotipo de heterocigoto es intermedio, cae dentro del espectro, entre los fenotipos de los dos homocigotos (Figura 1).

Dominancia incompleta
Figura 1. Dominancia incompleta.

Codominancia

En esta interacción entre alelos homocigotos, el fenotipo del heterocigoto no es intermedio, sino que expresa simultáneamente ambos fenotipos. En bovinos y equinos es común ver individuos de pelaje roano. Un potrillo roano es descendiente de una hembra blanca y un macho alazán (rojizo) ambos puros homocigotos. El potrillo roano tiene un pelaje rojizo claro con manchas de pelo blanco. Aquí los genes del alazán y el blanco se han expresado de manera independiente en el heterocigoto roano. Otro caso de codominancia que se considera clásico es el del grupo sanguíneo AB. En general, en la codominancia, el fenotipo del heterocigoto incluye los fenotipos de ambos homocigotos.

Figura 2. Ejemplo de codominancia.

Importante:

En dominancia incompleta y en codominancia las proporciones genotípicas y fenotípicas en f2 son iguales: 1 : 2 : 1