Cromosomas y ADN durante el ciclo celular

Cuando una célula se encuentra en mitosis, el núcleo se desorganiza y se visualizan los cromosomas, en cambio, durante la interfase o en estado de reposo proliferativo (fuera del ciclo celular: G0), las células presentan un núcleo bien definido y es imposible observar cromosomas. Sin embargo, esta situación puede modificarse en el laboratorio, “obligando” a una célula en interfase a condensar su ADN y formar cromosomas (Figura 10).

Anuncios
Figura 10. Cromosomas inducidos en distintas etapas de la interfase.

Como se aprecia en el esquema anterior, si una célula en fase G1 es “obligada” experimentalmente a formar cromosomas (cromosomas inducidos), éstos se aprecian alargados y formados por una sola “cromátida”. Recuerda que los cromosomas formados en profase están constituidos por dos cromátidas (cromosomas “dobles”). Podríamos decir que la cantidad de cromosomas formados en G1 coincide con la cantidad de macromoléculas de ADN (un cromosoma – una macromolécula de ADN). Esta situación cambia en G2, en la cual los cromosomas inducidos se parecen a los formados naturalmente en mitosis (poseen dos cromátidas) Figura 11. Así, en G2 cada cromosoma inducido está constituido por dos macromoléculas de ADN (un cromosoma – dos macromoléculas de ADN).

Figura 11. Estructura de un cromosoma eucarionte.

El número de cromosomas por célula es igual al número de centrómeros y el número de moléculas de ADN equivale al número de cromátidas (Figura 12).

Cromosomas y ADN durante el ciclo celular
Figura 12. Comparación del número de cromosomas y de moléculas de ADN durante el curso del ciclo celular.