Clonación

La clonación puede definirse como el proceso por el que se consiguen copias idénticas de un organismo ya desarrollado, de forma asexual. Estas dos características son importantes:

Anuncios

1) Se parte de un animal ya desarrollado, porque la clonación responde a un interés por obtener copias de un determinado animal que nos importa, y sólo cuando es adulto conocemos sus características.

2) Por otro lado, se trata de hacerlo de forma asexual. La reproducción sexual, como estudiarás más adelante, no nos permite obtener copias idénticas, ya que este tipo de reproducción por su misma naturaleza genera diversidad.

¿Por qué es posible la clonación?

La posibilidad de clonar se planteó con el descubrimiento del ADN y el conocimiento de cómo se transmite y expresa la información genética en los seres vivos.

Para entender mejor esto hace falta recordar brevemente cómo “está hecho” un ser vivo. Un determinado animal está compuesto por millones de células, que vienen a ser como los ladrillos que forman el edificio que es el ser vivo. Esas células tienen aspectos y funciones muy diferentes. Sin embargo todas ellas tienen algo en común: en sus núcleos presentan unas largas cadenas que contienen la información precisa de cómo es y cómo se organiza el organismo: el ADN. Cada célula contiene toda la información sobre cómo es y cómo se desarrolla todo el organismo del que forma parte. Esto es así por una razón muy sencilla: todas las células de un individuo derivan de una célula inicial, el cigoto. Todas las células de un individuo se han generado por división (mitosis y citocinesis) de una única célula. Entonces, podemos decir que un organismo pluricelular es un clon del cigoto (Figura 17).

Clonación
Figura 17. Todas las células de un adulto proceden de una célula inicial por división y diferenciación.