Ciclo lítico y lisogénico

En la figura 2 se ha esquematizado el ciclo de multiplicidad del bacteriófago T4, como un ejemplo particular.El DNA del virus es inyectado por contracción de la cola, la penetración en la pared celular es posible gracias a una proteína enzimática de la cápside. La cápside completa no es introducida. Una vez dentro de la célula, el DNA infectante toma el control de la maquinaria metabólica de esta y como consecuencia se detiene la síntesis de ARN y proteínas de la bacteria.

Anuncios

Ciclo lítico y lisogénico

El DNA bacteriano es destruido por enzimas codificadas por el virus y se replica ADN viral; luego se transcriben genes virales y se traducen. Las proteínas virales constituirán la cápside y otras permitirán la salida del virus. El ADN y las proteínas de la cápside se ensamblan y la liberación de los viriones maduros se realiza por ruptura de las paredes bacterianas. Cada virión liberado puede infectar a otra bacteria, reiniciando el ciclo denominado ciclo lítico (de destrucción).

Otros tipos de virus presentan una cubierta o envoltura lipoprotéica. Los ciclos de multiplicación difieren en otros tipos de virus. Por ejemplo: en algunos , la cápside también se introduce en la célula hospedadora, donde luego se disocia del ácido nucleico; en células animales y vegetales, las copias del ácido nucleico del virus se realizan en el núcleo, mientras que las proteínas virales se sintetizan en el citoplasma. El ensamble posterior se puede realizar en el núcleo o en el citoplasma; los virus que presentan cubierta o envoltura lipoprotéica (por fuera de la cápside) se liberan de la célula hospedadora por gemación; esto significa que la cubierta es, en realidad, un fragmento de la membrana plasmática celular.

Además, no siempre los virus destruyen a las células que parasitan. En ocasiones, el ácido nucleico viral puede integrarse, en forma total o parcial, al ADN de la célula hospedadora. De esta manera, es duplicado y entregado a las células hijas como una unidad hereditaria más. Esto corresponde al ciclo lisogénico. Posteriormente puede ocurrir que, bajo un estímulo apropiado, el ácido nucleico viral abandone su estado de latencia, y desencadene en la célula un ciclo lítico de multiplicación.

Puede citarse como ejemplo el caso del virus que provoca el herpes, cuya multiplicación lítica es inducida por algún estímulo particular (entre otros, la fiebre), provocando lesiones epidérmicas en zonas definidas, por lo general alrededor de la boca (“ampollitas de la fiebre”).

Ciclo lítico y lisogénico
Figura 2. Ciclos de los virus bacteriófagos. Cuando los bacteriófagos infectan bacterias, puede ocurrir uno de los dos mecanismos). a) El DNA viral puede entrar a la célula y comenzar una infección (ciclo lítico) o b)el DNA viral, una vez dentro de la célula, puede incorporarse al cromosoma bacteriano, replicarse con el y transferirse a las células hijas (ciclo lisogénico). Las bacterias que albergan a estos virus se conocen como lisogénicas porque, en forma ocasional, estos virus llamados profagos se activan y establecen un nuevo ciclo lítico.