Cáncer

El cáncer no es una enfermedad, sino más bien muchas enfermedades, de hecho, hay 100 tipos diferentes de cáncer. Estos diferentes tipos de cáncer se desarrollan a partir de células normales, proceso que se denomina transformación. El primer paso de éste es la iniciación en donde un cambio en el material genético de la célula la prepara para ser transformada en cancerosa. Este cambio es causado por un agente carcinógeno el que puede ser un producto químico, un virus, radiación o luz solar, etc., pero no todas las células son igualmente sensibles a los agentes carcinógenos. Una alteración provocada por un agente a nivel genético en la célula, conocido como promotor, pueden aumentar la posibilidad de que las células se conviertan en cancerosas. El siguiente paso es la promoción, donde una célula que ha iniciado su cambio se transforma en cancerosa. La promoción no tiene efecto sobre las células que no han sido sometidas al proceso de iniciación. Por lo tanto, son necesarios varios factores, a veces la combinación de una célula sensible y un agente cancerígeno para causar el cáncer.

Anuncios

Las células tumorales presentan un set específico de características que las distinguen de las células normales. Estas características le permiten a cada célula individual formar una masa de tumor y eventualmente invadir a otras partes del cuerpo.

  • Las células tumorales experimentan cambios morfológicos y estructurales.Generalmente son más redondeadas que las normales, porque se han alterado las moléculas de adhesión celular que posibilitan las uniones intercelulares. La reducida adhesividad intercelular y las alteraciones en el citoesqueleto contribuyen a sus cambios morfológicos.
  • Las células cancerosas tienen un índice mitótico elevado, es decir se dividen con mayor rapidez que las normales. Estas se multiplican en ausencia de factores estimulantes del crecimiento, requeridos por las células normales para su proliferación. Sin embargo, las células cancerosas sintetizan sus propios factores de crecimiento que actúan en forma autocrina y paracrina, estimulando las células tumorales circundantes. Por lo tanto se ha producido en ellas una alteración del ciclo celular, con modificación de los reguladores naturales de la mitosis. Esto se evidencia en cultivos in vitro de células tumorales, las cuáles han perdido la inhibición por contacto.
  • Existe una relación núcleo citoplasmática elevada, con nucléolos prominentes y mitosis abundantes.
  • Las células tumorales malignas pueden desprenderse del tumor primario, pasar a la circulación y formar tumores secundarios en otros órganos, fenómeno denominado metástasis.
  • Las células cancerosas son angiogénicas, es decir que generan factores que inducen la formación de nuevos vasos sanguíneos a fin de suministrarle los recursos materiales y energéticos para su desarrollo y metástasis secundarias.

No todos los tumores son cancerosos. Los tumores pueden ser benignos o malignos. Los tumores benignos no son cancerosos. Generalmente se pueden extraer (extirpar). En la mayoría de los casos, estos tumores no vuelven a crecer. Las células de los tumores benignos no se diseminan o riegan a otros tejidos o partes del cuerpo. En cambio los tumores malignos son cancerosos. Las células en estos tumores pueden invadir el tejido a su alrededor y diseminarse (regarse) a otros órganos del cuerpo (Metástasis) (Figura 16).

Cáncer
Figura 16. Apoptosis, tumores cancerosos y metástasis.