Aparato reproductor femenino

El aparato reproductor femenino está formado por los genitales externos e internos.

Anuncios

Los genitales externos están ubicados en la base de la cavidad pélvica y reciben el nombre de vulva. Incluyen el monte pubiano o de Venus, los labios mayores, los labios menores, el clítoris y el vestíbulo de la vagina. Los genitales externos están compuestos principalmente por tejido eréctil con abundantes terminaciones nerviosas. Su función es proteger los genitales internos del daño físico y de agentes infecciosos.

Los genitales internos corresponden a los ovarios, los oviductos o trompas de Falopio, el útero y la vagina.

Aparato reproductor femenino

Genitales externos e internos del aparato reproductor femenino.

Órganos internos del aparato reproductor femenino

Corte transversal de un ovario

Corte transversal de un ovario. Los gametos femeninos residen en el ovario contenidos dentro de los folículos, estructuras que proveen el soporte nutricional, físico y hormonal para que el ovocito crezca, madure y esté preparado para la fecundación.

  • Ovarios. Son dos órganos ovoides del tamaño de una almendra ubicados a cada lado del útero. Corresponden a las gónadas femeninas debido a que producen y contienen los gametos femeninos u ovocitos. Además, secretan las hormonas sexuales estrógeno y progesterona, por lo que también cumplen la función de glándulas endocrinas.
  • Oviductos o trompas de Falopio. Son dos conductos musculares de aproximadamente 12 cm de longitud que conectan los ovarios con el útero. A lo largo del oviducto se distinguen tres regiones: el infundíbulo, donde se encuentran unas estructuras con forma de dedos, llamadas fimbrias, que captan al ovocito cuando es liberado del ovario; el segmento medio o ámpula, donde ocurre la fecundación y el istmo, donde los espermatozoides son capacitados para la fecundación. El transporte del ovocito a través del oviducto ocurre gracias a la acción conjunta de las células epiteliales y secretoras de mucus, que lo revisten internamente, y a la contracción muscular de su pared.
  • Útero. Es un órgano muscular y hueco del tamaño y forma de una pera invertida. Mide alrededor de 7 cm de largo y 5 cm de ancho. Presenta dos regiones principales, el cuerpo uterino y el cérvix o cuello uterino. Su pared está formada por tres capas: la más externa o perimetrio; la capa intermedia formada por tejido muscular, denominada miometrio y la capa interna o endometrio, formada por células epiteliales ciliadas y secretoras. La función principal del útero es la recepción, implantación y desarrollo del embrión durante la gestación.
  • Vagina. Es un conducto muscular elástico, de aproximadamente 7 cm de largo. Un extremo de la vagina se comunica con el útero y el otro es una abertura hacia el exterior, llamada orificio vaginal, que puede encontrarse cubierto por una membrana llamada himen. A través de la vagina. los espermatozoides entran al tracto genital femenino y pueden llegar al ovocito.
Función del aparato reproductor femenino

Las características anatómicas y funcionales del aparato reproductor femenino permiten el encuentro del ovocito y el espermatozoide, la implantación del embrión y el crecimiento del feto hasta completar su desarrollo.

Glándulas Mamarias

También se consideran parte del aparato reproductor femenino. Son glándulas sudoríparas modificadas que producen leche. Cada glándula mamaria posee una proyección pigmentada, el pezón, que contiene apiñados estrechamente un conjunto de orificios de salida para múltiples conductos galactóforos, por los cuales se secreta la leche. La producción de leche se estimula en gran parte por acción de la hormona prolactina, con aportes de la progesterona y estrógenos. Origina su expulsión la oxitocina, que libera la neurohipófisis en respuesta a la succión del lactante en el pezón materno.